Document Type

Article

Publication Date

Fall 2009

Journal or Book Title

Cervantes: Bulletin of the Cervantes Society of America

Volume

29

Issue

2

First Page

139

Last Page

157

Abstract

Antes de dar inicio a los episodios que narran la miríada de aventuras que Don Quijote y Sancho vivirán intensamente en el castillo de los Duques, los dos protagonistas emprenden su célebre y peculiar travesía por aguas del Ebro sobre un barco que, ante los ojos del caballero, se presenta encantado. Lo que comienza siendo una tranquila y apacible jornada por “el sesgo curso” del río, se convierte una vez más para el caballero y su escudero en una peripecia con final aciago. Los molineros de unas aceñas que allí próximas estaban, ante lo que parece inevitable, intentan por todos los medios detener el barco, que llevado por la corriente se precipita hacia los molinos. Sin embargo, un sobresaltado Don Quijote viéndolos “enharinados y cubiertos los rostros y los vestidos del polvo de la harina” los confunde con “malandrines y follones” a los que amenaza e insulta. Haciendo caso omiso a los gritos desesperados de los molineros, Don Quijote, llevado por su imaginación, y quizás parangonándose con los descubridores que surcan las aguas del Atlántico, cree irrefutablemente haber salido “al mar dilatado” y cruzado la línea equinoccial. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, lo que de veras está alcanzando el modesto bajel es la otra orilla del río y, consecuentemente, las grandes aceñas, que hacen pedazos la improvisada embarcación, dando con los dos protagonistas en el agua. Lo que aquí interesa poner de relieve, no obstante, es que, durante la corta travesía, Don Quijote se hace eco de la imagen que se tenía del globo terráqueo mediante la inclusión de numerosas alusiones cosmográficas y de un amplio vocabulario técnico que representaban el conocimiento cosmográfico en la España de Cervantes Por medio de las múltiples referencias aludidas por el caballero en torno a la astronomía, la navegación astronómica y la geografía del momento, la descripción que Don Quijote ofrece del globo terráqueo se corresponde en buena medida con la referida en la Geographia de Claudio Ptolomeo y El tratado de la esfera de Johannes de Sacrobosco, dos de los libros más populares en las universidades europeas por aquel entonces.

Comments

This article is from Cervantes: Bulletin of the Cervantes Society of America 29 (2009): 139–157. Posted with permission.

Copyright Owner

The Cervantes Society of America

Language

es

File Format

application/pdf

Share

COinS